Yin Yoga, el placer de estar en silencio

May 3, 2018

 

Desde su llegada a Occidente, y como no podía ser de otra manera, la práctica del Yoga ha ido evolucionando adaptándose y moldeándose a nuestra cultura, ha evolucionado ofreciéndonos una multitud de estilos que muchas veces parecen confundirnos con tantos nombres. Prácticas que los propios profesores también, en el camino de su enseñanza van desarrollando para adaptarse a sus alumnos.

Muchas formas de Yoga hoy en día son prácticas activas, dinámicas, e incluso intensas respecto al trabajo muscular. 

 

Yin yoga es todo lo opuesto, una forma muy pasiva en la cual a nivel físico profundizamos en el trabajo de nuestros tejidos mas internos, mas allá de los músculos (fascia, tendones, ligamentos,  y articulaciones) de forma que nuestro sistema nervioso logre relajarse y podamos sentir esa sensación de soltura, entrega y por supuesto relajación que tanto se necesita en una vida llena de ajetreo y stress.

Ambos enfoques de Yoga, son válidos, y por supuesto complementarias entre si, ya que ademas no debemos olvidarnos de que el Yoga es Equilibrio, y sin equilibrio no hay salud, no hay felicidad.

Yin-Yang, un símbolo que nos habla precisamente de ese equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida.

 

Entonces que práctica debemos elegir? Mi consejo simplemente es descúbrela practicando, y nunca cierres tu mente a algo por tener ideas preconcebidas, pero sea cual sea tu estilo preferido, equilíbralo con su opuesto. Complementa prácticas activas con prácticas pasivas. 

 

 

 

 

La práctica de Yin yoga esta muy recomendada cerca de la noche, ya que nos prepara para el descanso y un sueño reparador, pero también es cierto que una práctica de Yin yoga por la mañana puede resultarnos muy agradable, ya que de esa forma, comenzamos el día con una mayor disposición para  poder concentrarnos mejor en nuestras actividades diarias. Según la hora del día la practica matutina de Yin Yoga difiere un poco de la nocturna.

Según las posturas y el nivel de los alumnos, las posturas pueden mantener entre 1-3 min, y en prácticas avanzadas hasta 20 min. Por lo cual más allá de lo “fácil” que pueda parecer, el Yin yoga se convierte en una forma de auto disciplinar la mente a “estar” sin moverse, en silencio y atentos siempre a la respiración, y dejando que poco a poco las fluctuaciones mentales cesen para llegar a ese estado de entrega y unión que todos los practicantes de yoga buscamos.

 

 

 

En la práctica de asanas (posturas), debemos entrar en ella de forma suave, intentando profundizar en ella a medida que pase el tiempo respetando siempre tus límites, buscar la quietud hasta que se indique que la postura ha finalizado, saliendo de ella de manera muy suave y lenta.

Mantener la mente abierta y positiva, y siempre atenta a la respiración y las instrucciones de la profesora.

 

 

 

 

 

 

Son muchos los beneficios que podemos experimentar con la práctica del Yin Yoga:

- Podemos experimentar una mayor de amplitud en los movimientos de nuestras articulaciones, lo cual esta muy relacionada con la mejora de la flexibilidad

- Conseguimos que la energía circule libremente por nuestro organismo, estimulando el buen funcionamiento de nuestros órganos a través de los meridianos

- A través del silencio aprendemos a relajarnos, a identificar tensiones y deshacernos de ellas conscientemente. 

- Aprendemos a aceptar nuestras emociones y pensamientos sin que ellos nos perturben, y es en ese silencio donde aprendemos a encontrar la paz. 

 

Tenemos que volver a sentir nuestro ser, descubriendo en nuestro propio silencio todo lo que tiene que decirnos.....

 

Puedes ver más información sobre mi en

www.aishadyp.com

en facebook como "Aisha Dyp"

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos

  • Facebook
  • Instagram
  • Icono social de Google

A.D.Y.P.. G- 55715676